• Isabel Langa

Fiesta del farolito, ¿cómo la celebramos en nuestros jardines de infancia y qué significa?

A mediados de noviembre, los atardeceres de Viena contrastan con la luz titilante de los farolillos caseros y las calles otoñales se llenan de voces infantiles. Familias enteras avanzan a paso lento repitiendo los estribillos típicos de estas fechas:

​“Yo voy con mi farolito y alumbro todo al pasar estrellas en el cielo también alumbrado están Se enciende mi luz que linda es mi luz Rabimmel, Rabammel, Rabumm.”

„Ich gehe mit meiner Laterne

und meine Laterne mit mir

Dort oben leuchten die Sternen

hier unter leuchten wir“

Wie schön das klingt

wenn jeder singt

Rabimmel rabammel

Rabumm

Dato curioso: Laterne no se traduce por linterna, es un “falso amigo” que significa farolillo 🏮 .

En nuestros centros educativos se mezclan culturas y muchas personas se preguntan de donde proviene esta tradición de pasear en las frías noches de noviembre portando velitas. Hoy queremos explicaros el origen y el significado de una fiesta muy importante en nuestros jardines de infancia. Acompáñanos en este recorrido por la historia hasta nuestra última celebración de la fiesta del farolito con todo su simbolismo.


Presencia de festividades con farolitos en distintas culturas y países


Antes de nada, es importante aclarar esta fiesta no es exclusiva de Austria y que no todas las personas que han crecido en un país germánico están familiarizadas con la celebración. De hecho, entre los meses de septiembre y noviembre nos encontramos multitud de fiestas que cuentan con la presencia de luces: La fiesta de los faroles en Alemania, la noche de los nabos-farolillo (Räbechilbi) en Suiza, el festival de las linternas (loy krathong) en Tailandia, el día de los farolitos en Ahuachapán, el festival de los faroles (Yuánxiāojié) en China…


Todas ellas comparten un elemento común: el fuego. Sin embargo, el motivo para combatir las noches crecientes con luz artificial difiere en cada leyenda:


  • Romanos y celtas tallaban lámparas con formas grotescas para ahuyentar a los espíritus malvados.

  • En países de tradición cristiana se asocia al Día de San Martín y los faroles se fabrican a mano para conmemorar el entierro del santo.

  • En algunos países asiáticos, se considera de origen budista. Las celebraciones han evolucionado hasta el punto de utilizar elaboradas carrozas resplandecientes a modo de espectáculo.

  • En Tailandia, los portadores de las linternas las depositan en un lago o río para que sean arrastradas por la corriente o las lanzan al aire para que se alejen flotando.

Festival de los Faroles en China
Festival de los Faroles en China – Fuente https://studycli.org/

Festival de las linternas en Tailandia
Festival de las linternas en Tailandia – Fuente https://www.mundodatos.org/






















La Fiesta del Farolito en los jardines de infancia La Rueda


En los centros La Rueda, basamos nuestro desarrollo anual en las estaciones del año. No estamos festejando el día de San Martin, lo que celebramos conjuntamente es la llegada del invierno y el equinoccio de otoño. Puede que sus fechas no coincidan, pero en los grupos se aborda el cambio de estación con actividades relacionadas y alimentos de temporada para que los pequeños comprendan el simbolismo detrás de un frágil farolito de papel.


Solsticios y equinoccios, ¿por qué son tan importantes para nosotros?


👉 ¡Un pequeño inciso sobre estos eventos!


Los cuatro períodos estacionales de nuestra Tierra vienen determinados por el sol, que gira alrededor del globo “sin prisa pero sin pausa”. Es por este motivo que recibimos más o menos luz solar según pasan los días y por lo que en dos ocasiones al año el sol está lo más alejado o cerca posible:


· Solsticio de invierno en nuestro hemisferio (diciembre): el día más corto del año.

· Solsticio de verano (junio): el día más largo del año.


En los equinoccios, el día y la noche tienen la misma duración. Esto significa que disfrutamos de 12 horas de sol y 12 horas de noche:


· Equinoccio de primavera en nuestro hemisferio (marzo): día y noche duran lo mismo.

· Equinoccio de otoño en nuestro hemisferio (septiembre): día y noche duran lo mismo


A estos dos conceptos le sumamos que la estación de “otoño” comprende septiembre, octubre y noviembre.


Preparación del festivo: simbología del farolito, la canción y el pan.


Entramos en materia, ¿qué significa cada gesto en este día?

  • El farol

Para empezar, los farolitos se hacen a mano en los grupos con materiales naturales o reciclados. Por lo general, cartones, ramitas, tetrabriks desechados… de esta forma se inculca el valor de aprovechar los recursos sin malgastar nada a la vez que se fomenta el esfuerzo y la creatividad. Los niños son libres de personalizar su farol o proponer ideas, con lo que suelen terminar mostrando una forma curiosa.

  • Las canciones

La canción principal en este día es “Yo voy con mi farolito”, que comienza a sonar en los grupos hasta un mes antes. La luz de cada niño representa su luz propia, lo que se ve reflejado en la estrofa “Se enciende mi luz, que linda es mi luz”.


Adicionalmente, en nuestros kindergruppen hemos cantado “la luna de candela” con un teatrillo de luces y sombra. Para bailar, elegimos “si si kumbale”:



  • La familia

En esta fiesta también cuenta lo espiritual: con nuestra luz alumbramos nuestro camino, pero también el de los demás. El fuego simboliza la esperanza y la calidez que no dudamos en compartir con nuestros seres queridos. Familias y amigos pasean, meriendan y cantan juntos.




  • El pan

Previo a la celebración, horneamos panecillos con los pequeños. Repartir estas raciones con la familia representa la importancia de compartir y la austeridad del invierno. No comemos dulces extravagantes ni elaboradas recetas, sino alimentos sencillos y de temporada. Lo simple de la masa madre y de unas naranjas nos recuerda lo crudos que solían ser los inviernos. ¡Somos muy afortunados! Como contrapunto, el Glühwein y el Kinderpunch nos ayudan a entrar en calor.

  • El entorno

Festejamos afuera porque la conexión con la naturaleza es vital. Sentir el frío y la calma de la noche envolviéndonos para entender el cambio que se ha producido a nuestro alrededor. Tenemos la suerte de estar cerca del Augarten de Viena, por lo que nuestra fiesta del farolillo tiene lugar entre árboles.


Fiesta del Farolito en Viena: ¡así la hemos celebrado!


En este 2022 hemos celebrado nuestro Laternenfeste en dos tandas: primero, el grupo La Ruega Herminengasse y unos días después los grupos La Rueda Wasner y Kloster.

¡No te pierdas nuestro vídeo del teatro de sombras! Fue un momento de mucha alegría: los pequeños quedaron fascinados y jugaron mucho, tanto con los elementos del teatro como con sus padres y compañeros.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo